viernes, 13 de noviembre de 2009

Perder un ser amado

La muerte tiene muchos rostros pero dos son los más evidentes , los más intensos y los más desoladores. El primer rostro es la muerte del ser amado , sin importar el lazo o la relación propiamente dicha , la muerte de cualquier ser amado es una tragedia muy difícil de sobrellevar .




Pero , el rostro aún más complejo , más tortuoso es la muerte personal que experimentamos en nosotros mismos cuando la ausencia del ser amado nos ha encontrado con las dos caras de la muerte. Muere el Ser Amado ,muere también en nosotros la esperanza , la ilusión , lo único que nos queda es el dolor, el sufrimiento y una melancolía que fuese mejor , tener un puñal en el corazón .



Es un dolor fiel, indignamente cruel ,indigno porque es constante y aún mórbido , pero hay una solución importante realmente sanadora, pero claro no es una pastilla, no es una receta de comida, ni es el consejo de la abuelo o de la abuela. Es un trabajo espiritual y comienza con darle a nuestro Amor fallecido la dignidad de un amor sublime , de un amor tan grande que la muerte no puede arrebatar .



Primero que nada, cuando fallece un Ser querido el Amor no muere , el Amor se espiritualiza , el Amor se eleva pero no a un mundo lejano ,no a un futuro inalcanzable , se eleva a la categoría más excelsa y espiritual que esla fe . Es decir , Amar con Fe a pesar de lo sucedido , a pesar de todo , más allá de todo y más allá de la nada. El Amar con fe es amar a la persona en su esencia , en su fundamento , y por lo tanto es amarla en Dios .



Es cierto , que su presencia nos hará falta pero la Fe no es tan solo una idea o una excusa o una estrategia psicológica . La Fe nos hará vivir un amor sin distancia.



Se ama en presente , aunque haya ausencia del ser amado en su forma física , en su condición espiritual el Ser amado está en el universo y en todas partes pues aquella esencia está siempre integrada con la voluntad de Dios, su Creador. Por lo tanto, la fe es el amor seguro , la fe es el amor verdadero, y por esta razón la fe vence a la muerte porque Dios es el creador de la vida y la vida eterna.



Entonces, el Amor es ese lazo continuo que la muerte jamás podrá separar , éste es el principio para superar la muerte, el duelo y el dolor de la pérdida del ser amado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada